Ir al contenido principal

Entradas

Si es conveniente al combatir el error, combatir y desautorizar la personalidad del que lo sustenta y propala

XXIII.- SI ES CONVENIENTE AL COMBATIR EL ERROR, COMBATIR Y DESAUTORIZAR LA PERSONALIDAD DEL QUE LO SUSTENTA Y PROPALA Pero dirá alguno: «Pasa esto con las doctrinas en abstracto», ¿es conveniente el combatir el error, por más que sea error cebarse y encarnizarse en la personalidad del que lo sustentan. Responderemos a eso, que muchísimas veces sí, es conveniente, y no sólo conveniente, sino indispensable y meritorio ante Dios y ante la sociedad. Y aunque bien pudiera deducirse esta afirmación de lo que llevamos anteriormente expuesto, queremos todavía tratarla exprofeso aquí, pues es grandísima su importancia. En efecto; no es poco frecuente la acusación que se hace al apologista católico de andarse siempre con penalidades; y cuando se le ha echado en cara a uno de los nuestros lo de que comete una personalidad, paréceles a los liberales y a los resabiados de Liberalismo, que ya no hay más que decir para condenarle. Y no obstante no tienen razón; no, no la tienen. Las ideas malas han d
Entradas recientes

Consideraciones morales sobre playas y piscinas

El baño al aire libre en playas y piscinas es higiénico y saludable, puede ser un honesto modo de solaz recreación, en sí no es malo y por tanto lícito. Sin embargo, con pretexto de la higiene, salud o descanso se cometen hoy los más graves escándalos (1).  No se trata de cohibir la natural, lícita, sana expansión y uso de los bienes que Dios ha otorgado al hombre para su conveniente higiene y recreo del cuerpo y del espíritu, pero de ningún modo está permitido y es pecado grave el que, aprovechando tales ocasiones, se abandonen las costumbres honestas y se consienta el desenfreno de los vicios, se dé lugar al desnudismo sin pudor, se perviertan las almas por el escándalo... Algunas veces, el respeto humano, otras, un desviado concepto de la higiene o de la elegancia, muchas, la sensualidad y la concupiscencia son causa de graves equívocos, errores acerca de lo que es permitido y de lo que es prohibido en este tema, con gravísima ruina para las almas. Conviene pues, señalar los princip

Señales del fin del mundo: Perturbación general del Cielo y de la Tierra (IV)

4.ª Perturbación general del Cielo y de la Tierra. Mientras se va predicando el Evangelio por toda la Tierra, están predichas por una parte herejías, escándalos y persecuciones contra la Iglesia; y por parte de Dios, en castigo de esos y otros crímenes, guerra, hambres, pestes, terremotos y demás calamidades, que, acrecentándose la maldad, se irán también agravando hacia el fin de los siglos. No es fácil, por sola esta predicción, discernir si está próximo ese fin, puesto caso que es natural olvidarnos de los males pasados, ni se sabe precisamente si los que se sufren serán los de aquel último tiempo, ya que de esa misma especie puedan sobrevenir otros mucho más terribles. El haberse fijado aisladamente en esta señal, y en una mayor o menor apostasía de la fe, con otros cálculos y conjeturas poco fundados, ha ocasionado el que desde épocas muy remotas opinaran algunos llegarse el fin del mundo. El reinado y persecución del Antecristo es la señal más clara y perentoria, durante la cual

Señales del fin del mundo: La destrucción del Imperio Romano y del poder temporal del Papa (III)

3.ª La destrucción del Imperio Romano y del poder temporal del Papa.  Esta señal es muy obscura, si sólo se atiende al fundamento que de ella hay en las sagradas páginas, pero la tradición de ella juzga el P. Suárez ser apostólica, según la cual dicha destrucción parece una de las señales próximas. El Imperio Romano fue en manos de los gentiles el perseguidor de la Iglesia; pero desde Constantino y Carlo Magno, se convirtió en brazo protector, que, a una con el poder temporal del Papa, ha empleado la Providencia para que el romano Pontífice ejerciera libremente su poder espiritual, y prospere la Iglesia Católica, defendida contra sus enemigos. Pues de la cesación de este doble apoyo entendieron muchos padres y doctores de la Iglesia la apostasía que en la epístola segunda a los Tesalonicenses da el Apóstol como señal próxima del fin, y añaden que entonces será asolada y destruida la ciudad de Roma, la cual, entiende el P. Alápide, habrá entonces apostatado de la fe, obligando al Papa a

Señales del fin del mundo: La predicación del Evangelio por todo el mundo (II)

2.ª La predicación del Evangelio por todo el mundo . Esta señal es infalible, y una vez cumplida estará cercano el fin del mundo, pero es muy difícil de discernirse. La explicación más fundada en verdad, es la siguiente: que cuando se aproxime el fin del mundo no habrá nación ni provincia habitada donde en algún tiempo no se haya anunciado la religión cristiana, ni región importante donde no se hayan levantado iglesias a Cristo. Esto supuesto, bueno es notar que quien conoce a fondo la historia de la Iglesia y sigue el curso de sus actuales conquistas a la fe, sabe o por lo menos conjetura fundadamente, que poco falta para poder darse por cumplida esta señal. En el continente africano floreció generalmente la Iglesia, y penetra ahora en sitios a que acaso no había llegado jamás. En la China y en ambas Indias se han hallado vestigios de la predicación cristiana, muy anteriores a los descubrimientos de los cuatro últimos siglos, y que acaso arrancan desde los tiempos apostólicos, y en lo

Señales del fin del mundo: El reinado y persecución del Antecristo (I)

El cristiano que en estos peligrosísimos tiempos quiera asegurar su perseverancia en la fe católica y en la gracia de Dios, practique de buena voluntad la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, por cuyo medio, llevando con paciencia cristiana los males de esta vida, logrará que se le conviertan en verdaderos y perdurables bienes. Acaba el Catecismo con recordarnos el fin del mundo, no que Dios haya de reducirlo a la nada de donde lo sacó al criarlo, sino que llegará un día en que, destruidas las cosas que hay en la superficie de nuestro globo, no viva ya más en la tierra, ni se propague el género humano. Ésta es palabra de Dios que no puede fallar, si bien no ha querido revelar a su Iglesia cuándo tendrá su cumplimiento. Con todo, así como a la muerte del individuo suelen preceder síntomas alarmantes, así precederán señales espantosas al cataclismo final. Esas señales están escritas en los Libros divinos, y por ellas podrán, los que vivan entonces, conocer la proximidad

Letanías contra la «misa nueva»

Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad. Señor, ten piedad. Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos. Dios, Padre celestial, ten misericordia de nosotros. Dios, Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros. Dios, Espíritu Santo, [...] Santísima Trinidad, un solo Dios, Misa nueva, destrúyela Señor. misa bastarda, destrúyela Señor. misa blasfema, [...] misa herética, misa luterana, misa modernista, misa ilícita, misa sacrílega, misa demoníaca, misa luciferina, misa irreverente, misa liberal, misa revolucionaria, misa masónica, misa pagana, misa impía, misa infiel, misa digna de reprobación, misa escandalosa, misa ridícula, misa naturalista, misa montiniana, misa mundana, misa del Anticristo, misa sin Sacrificio, misa de guitarra, misa de dudosa validez, Abominación desoladora, cena protestante, causa de nuestras desdichas, destructora de la Fe. Santa María, ruega por nosotros. San Agustín de Hipona, ruega por nosotros. San Ambrosio, [...] San Gregorio Magno, Santo Tomás de Aquino, San