Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2021

Las siete Iglesias del Apocalipsis

Cristo es el Rey y el Señor de los tiempos, la historia del hombre no es una mera sucesión de acontecimientos arbitrarios sino que hay un significado escatológico y trascendente en los hechos que configuran la historia de la humanidad. De alguna manera, Dios va llevando a las distintas generaciones por derroteros ya previstos en su infinita Providencia.  Hace unos 6000 años, se produjo la caída de Adán y Eva, nuestros primeros padres. Podemos decir que comienza aquí, en el linaje humano, la lucha entre las dos ciudades, la disputa entre Dios y el Diablo, cuyo campo de batalla es el propio hombre, y que culminará con el Juicio Final y la victoria definitiva de Cristo sobre Satanás en el Fin del mundo. Para redimir del pecado original al hombre y que éste pueda salvarse, Dios preparó un pueblo, de la estirpe de Abraham, para encarnarse en uno de sus descendientes y mediante su Sacrificio, conquistar el Cielo para los elegidos. Dios selló una alianza con Moisés y le entregó los Diez Manda

¿Puede asistirse «una cum» desde la Tesis de Cassiciacum?

La Tesis de Cassiciacum, expuesta por el Padre Guérard des Lauriers, a diferencia de las otras dos modalidades de sedevacantismo (el totalista y el conclavista), no considera que la ruptura estructural en la Iglesia con el Vaticano II haya sido absoluta. Canónicamente, y esto es cierto, hay una continuidad legal entre Pío XII y Juan XXIII, es decir, no existió un quiebre estructural de la Iglesia ni se fundó o separó una nueva «iglesia» o secta, herética y/o cismática, como sí sucedió con Lutero o Enrique VIII. Desde un punto de vista legal, los herejes del Vaticano II retienen las archidiócesis, diócesis, metrópolis, parroquias etcétera, bajo la titularidad aparente de la Iglesia Católica. Si Juan XXIII y sus sucesores –muy especialmente a partir de Pablo VI, ya que, desde la clausura solemne del Vaticano II en 1965, existe una intención objetiva permanente por él y sus sucesores de vincular a los fieles con la herejía– no gozan de autoridad para gobernar la Iglesia y enseñar a los fi