Ir al contenido principal

Modestia masculina

 «Desde luego, parece un juego, pero no hay nada mejor que ser un señor de aquellos que vieron mis abuelos». Así decía una canción de hace ya algunos años, y encierra una gran verdad; todos los ámbitos −incluidos el de la modestia y el buen vestir− han sufrido un proceso de degradación progresiva desde por lo menos los años 20 del pasado siglo. Dicho proceso ha implicado, no un mero cambio de moda, sino que ha sido reflejo más bien −contribuyendo también a ello− de una devastación moral.

La vestimenta actual es muchas veces impura e infantil, afeminada para los varones y masculinizada para las mujeres. La simpleza que la caracteriza, ha rebajado también la gallardía y el porte de los hombres, contribuyendo a hacer de ellos carne de cañón de una sociedad nihilista, incapaz de plantarle cara a nada. Los romanos −al menos los más honorables− tenían por lema el adagio latino «Esto vir», es decir «sé un hombre», que se note que eres un varón, o como enseñó Séneca: «mantente de tal modo firme y erguido, que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre»

El varón, la criatura elegida por Dios para tomar la naturaleza humana, ha de distinguirse por el dominio de las pasiones −que lo separa de las bestias− a través de la razón iluminada por la Fe, y al servicio de esta. La caballerosidad y la valentía son cualidades viriles que elevan el alma del hombre que las posee, sea rico o pobre. La vestimenta es manifestación pública de lo que uno es, lo exterior es reflejo de lo interior. Bien lo sabían los prelados que implementaron el Vaticano II: crearon una religión mundana, y mundano aspecto dejaron a sus sacerdotes sin sotana. Por todo ello, tú cristiano, a la hora de vestir y actuar, no has de dejarte llevar por las modas de nuestro tiempo, que serían escándalo para los paganos. Algunos consejos que pueden serte útiles: 

- Evita la ropa ajustada, sobre todo los pantalones muy ajustados. Esta moda tiende a feminizar al varón, y en el caso de aquellos ególatras que se pasan el día en los gimnasios para usar ropas ajustadas con las que marcar músculo después, pecan de vanidad y puede que también de impureza. 

- El chándal, la sudadera, etcétera, pueden llegar a tener una justificación en la práctica del deporte, pero no pueden ser medios usuales para salir a la calle. Una camisa con un buen cinturón, es más apropiado para ello. 

- No seas reacio al traje, no se trata de ir con él todos los días, pero tampoco de dejarlo solamente para una boda. Hace no tantos años por ejemplo, era corriente ir a la Santa Misa en traje los domingos.

- Templos del Espíritu Santo son nuestros cuerpos, dice la Escritura, evitemos enseñar de ellos más de lo que nos es lícito ante los demás. 

- Mirada casta, palabras castas, pensamientos castos y buena disposición y caridad para con el prójimo.

- Cuando pases delante de una iglesia o una imagen religiosa, santíguate y eleva tu corazón a Dios.

Lleva también el Rosario a mano, y no te avergüences de rezarlo mientras vas en el metro o el autobús. Las cuentas del Rosario son escaleras por donde van al Cielo las almas buenas. Bueno es también llevar el escapulario. Estas son sólo algunas pautas elementales que todo cristiano debe tener claras. En otra entrada, hablaremos también de la modestia femenina, que se ha visto más fuertemente sacudida que la masculina incluso. Dios les bendiga.

Entradas populares de este blog

El covidianismo se impone en la HSSPX

El pasado cinco de enero, el canal de Youtube SSPX News publicaba un vídeo en el que el superior de la Hermandad Sacerdotal de San Pío X, don Davide Pagliarani, daba su parecer con respecto a la  Plandemia  y tomaba una posición sobre la legitimidad de la vacunación contra el Covid-19. La postura adoptada por el superior de la Hermandad ha causado (y continúa provocándolo) un gran revuelo en Internet, mostrando las grandes discrepancias que mantienen muchos de los fieles de la HSSPX con un punto de vista que, de un tiempo a esta parte, se ha ido consolidando como la opinión general de toda la Sociedad Sacerdotal.  Desde que muchos de los prioratos comenzaran a difundir las opiniones vertidas por el sacerdote de tendencia liberal don Arnaud Sélégny ─donde legitimaba como moralmente aceptables las vacunas contra el Covid-19 calificando sus medios de obtención (utilización de líneas celulares de abortos provocados) como «pecados remotos»─, este parecer ha ido paulatinamente imponiéndose

¿Puede asistirse «una cum» desde la Tesis de Cassiciacum?

La Tesis de Cassiciacum, expuesta por el Padre Guérard des Lauriers, a diferencia de las otras dos modalidades de sedevacantismo (el totalista y el conclavista), no considera que la ruptura estructural en la Iglesia con el Vaticano II haya sido absoluta. Canónicamente, y esto es cierto, hay una continuidad legal entre Pío XII y Juan XXIII, es decir, no existió un quiebre estructural de la Iglesia ni se fundó o separó una nueva «iglesia» o secta, herética y/o cismática, como sí sucedió con Lutero o Enrique VIII. Desde un punto de vista legal, los herejes del Vaticano II retienen las archidiócesis, diócesis, metrópolis, parroquias etcétera, bajo la titularidad aparente de la Iglesia Católica. Si Juan XXIII y sus sucesores –muy especialmente a partir de Pablo VI, ya que, desde la clausura solemne del Vaticano II en 1965, existe una intención objetiva permanente por él y sus sucesores de vincular a los fieles con la herejía– no gozan de autoridad para gobernar la Iglesia y enseñar a los fi

Consideraciones morales sobre playas y piscinas

El baño al aire libre en playas y piscinas es higiénico y saludable, puede ser un honesto modo de solaz recreación, en sí no es malo y por tanto lícito. Sin embargo, con pretexto de la higiene, salud o descanso se cometen hoy los más graves escándalos (1).  No se trata de cohibir la natural, lícita, sana expansión y uso de los bienes que Dios ha otorgado al hombre para su conveniente higiene y recreo del cuerpo y del espíritu, pero de ningún modo está permitido y es pecado grave el que, aprovechando tales ocasiones, se abandonen las costumbres honestas y se consienta el desenfreno de los vicios, se dé lugar al desnudismo sin pudor, se perviertan las almas por el escándalo... Algunas veces, el respeto humano, otras, un desviado concepto de la higiene o de la elegancia, muchas, la sensualidad y la concupiscencia son causa de graves equívocos, errores acerca de lo que es permitido y de lo que es prohibido en este tema, con gravísima ruina para las almas. Conviene pues, señalar los princip