Ir al contenido principal

Señales del fin del mundo: La predicación del Evangelio por todo el mundo (II)

2.ª La predicación del Evangelio por todo el mundo. Esta señal es infalible, y una vez cumplida estará cercano el fin del mundo, pero es muy difícil de discernirse.

La explicación más fundada en verdad, es la siguiente: que cuando se aproxime el fin del mundo no habrá nación ni provincia habitada donde en algún tiempo no se haya anunciado la religión cristiana, ni región importante donde no se hayan levantado iglesias a Cristo.

Esto supuesto, bueno es notar que quien conoce a fondo la historia de la Iglesia y sigue el curso de sus actuales conquistas a la fe, sabe o por lo menos conjetura fundadamente, que poco falta para poder darse por cumplida esta señal. En el continente africano floreció generalmente la Iglesia, y penetra ahora en sitios a que acaso no había llegado jamás. En la China y en ambas Indias se han hallado vestigios de la predicación cristiana, muy anteriores a los descubrimientos de los cuatro últimos siglos, y que acaso arrancan desde los tiempos apostólicos, y en los actuales apenas hay región de aquellas partes donde no existan o no hayan existido cristianos. De la China lo asegura terminantemente uno de los misioneros de la Compañía de Jesús, que levantaron por orden de aquel emperador un plano topográfico de todo el Celeste Imperio. La Oceanía se halla poblada siglos ha de misioneros y cristianos; y en el Jubileo Sacerdotal de León XIII (1888) se hizo patente que apenas hay rincón de la tierra donde no se conozca la Iglesia y no se admire la autoridad del Obispo de Roma, y se le acate con cierta veneración sobrehumana.

Ángel María de Arcos S.I. Explicación del catecismo católico breve y sencilla (1.900), pág. 305.

Entradas populares de este blog

El covidianismo se impone en la HSSPX

El pasado cinco de enero, el canal de Youtube SSPX News publicaba un vídeo en el que el superior de la Hermandad Sacerdotal de San Pío X, don Davide Pagliarani, daba su parecer con respecto a la  Plandemia  y tomaba una posición sobre la legitimidad de la vacunación contra el Covid-19. La postura adoptada por el superior de la Hermandad ha causado (y continúa provocándolo) un gran revuelo en Internet, mostrando las grandes discrepancias que mantienen muchos de los fieles de la HSSPX con un punto de vista que, de un tiempo a esta parte, se ha ido consolidando como la opinión general de toda la Sociedad Sacerdotal.  Desde que muchos de los prioratos comenzaran a difundir las opiniones vertidas por el sacerdote de tendencia liberal don Arnaud Sélégny ─donde legitimaba como moralmente aceptables las vacunas contra el Covid-19 calificando sus medios de obtención (utilización de líneas celulares de abortos provocados) como «pecados remotos»─, este parecer ha ido paulatinamente imponiéndose

¿Puede asistirse «una cum» desde la Tesis de Cassiciacum?

La Tesis de Cassiciacum, expuesta por el Padre Guérard des Lauriers, a diferencia de las otras dos modalidades de sedevacantismo (el totalista y el conclavista), no considera que la ruptura estructural en la Iglesia con el Vaticano II haya sido absoluta. Canónicamente, y esto es cierto, hay una continuidad legal entre Pío XII y Juan XXIII, es decir, no existió un quiebre estructural de la Iglesia ni se fundó o separó una nueva «iglesia» o secta, herética y/o cismática, como sí sucedió con Lutero o Enrique VIII. Desde un punto de vista legal, los herejes del Vaticano II retienen las archidiócesis, diócesis, metrópolis, parroquias etcétera, bajo la titularidad aparente de la Iglesia Católica. Si Juan XXIII y sus sucesores –muy especialmente a partir de Pablo VI, ya que, desde la clausura solemne del Vaticano II en 1965, existe una intención objetiva permanente por él y sus sucesores de vincular a los fieles con la herejía– no gozan de autoridad para gobernar la Iglesia y enseñar a los fi

Consideraciones morales sobre playas y piscinas

El baño al aire libre en playas y piscinas es higiénico y saludable, puede ser un honesto modo de solaz recreación, en sí no es malo y por tanto lícito. Sin embargo, con pretexto de la higiene, salud o descanso se cometen hoy los más graves escándalos (1).  No se trata de cohibir la natural, lícita, sana expansión y uso de los bienes que Dios ha otorgado al hombre para su conveniente higiene y recreo del cuerpo y del espíritu, pero de ningún modo está permitido y es pecado grave el que, aprovechando tales ocasiones, se abandonen las costumbres honestas y se consienta el desenfreno de los vicios, se dé lugar al desnudismo sin pudor, se perviertan las almas por el escándalo... Algunas veces, el respeto humano, otras, un desviado concepto de la higiene o de la elegancia, muchas, la sensualidad y la concupiscencia son causa de graves equívocos, errores acerca de lo que es permitido y de lo que es prohibido en este tema, con gravísima ruina para las almas. Conviene pues, señalar los princip